sábado, 21 de diciembre de 2013

MICHEL FOUCAULT : PARA TODOS Y PARA CADA UNO



Escrito por Luis Roca Jusmet




"Omnes et singularum.Hacia una crítica de la razón política" es un breve y denso texto de Foucault que transcribe textualmente, en inglés, dos conferencias que dió Michel Foucault en Vermont los días 10 y 16 de octubre de 1979. la traducción española la encontramos en un librito publicado en la colección ICE/Paidós en 1990 ( Tecnología del yo y otros textos afines).
1979 es una año importante para Foucault. Es un momento crítico en el que se replantea su trabajo y sus posiciones políticas. Corresponde al desarrollo de su seminario en el Collège de France titulado "Del gobierno de los vivos". Están pendientes los volúmenes 2 y 3 de la historia de la sexualidad. Está a punto de iniciarse la última etapa de Foucault, que acabará con su muerte en verano de 1984. En este tiempo Foucault acababa de dar los seminarios "Hay que defender la sociedad" ( 1975-6), "Seguridad, territorio y población" (1977-8) y "El nacimiento de la biopolítica" ( 1978-9), que ponen de manifiesto sus estudios sobre la macrofísica del poder después de sus análisis de la microfísica del poder. Son una reflexión sobre el poder del Estado en la sociedad moderna. Estado que será el propio de la sociedad liberal y que no puede entenderse solo en términos de poder disciplinario.
El título, en latín, hace referencia al poder sobre todos y sobre cada uno. Es decir, al poder sobre cada individuo y sobre el conjunto social. Este poder es el del Estado-Providencia, confluencia y ajuste del poder pastoral y de la racionalidad del poder estatal. Preguntas ¿ Qué quiere decir poder ? ¿ Qué quiere decir poder pastoral ? ¿ Qué quiere decir racionalidad política ?.
El poder no es una sustancia, el poder es una relación. Tampoco es cualquier relación, es una relación específica en la cual uno puede conducir a otro, puede determinar su conducta. Pero sin la fuerza. Curiosamente esta definición de poder coincide con la que Hanna Arendt da a la noción de autoridad. La filosofa, por el contrario, identifica poder con fuerza. Me parece más fecunda la definición de Foucault, que es más amplia que la de autoridad. El reconocimiento de la autoridad sería una relación de poder, pero no la única.
El poder pastoral proviene de la tradición hebrea más que de la grecoromana, que no la contempla en absoluto. Se desarrolla en el cristianismo pero no se consolida hasta la aparición de la modernidad, considera que es en la Edad Moderna donde más se desarrolla. Hay en este análisis una clara influencia del Nietzsche de la genealogía de la moral. La obediencia se constituye con el cristianismo como una virtud y esto es esencial para entender el juego de relaciones de poder que se establecen. Hasta ahora la obediencia era un medio para cumplir la ley. Había que cumplir la ley pero era la ley de la sociedad la que importaba, no la obediencia en sí. El sacrificio del deseo estaba en función de esta ley común. Pero con el cristianismo la ley es moral, no es política. No renunciamos al deseo en nombre de algo más importante sino que la renuncia al deseo, su sacrificio se convierte en un valor. La mortificación es buena, es necesaria. Hay que sufrir para sublimar este dolor en un premio futuro, en otro mundo. No se trata tampoco del autodominio de las pasiones para no ser un esclavo de uno mismo. No domesticamos las pasiones para ser más libres sino para renunciar al deseo y al placer. Es el ideal ascético del que nos habló Nietzsche.
La obediencia se convierte así en una seña de identidad. Es una dependencia individual y completa que genera la culpa. Habría que analizar aquí, planteo, la cuestión del superyo freudiano. ¿ Es el superyo formulado por Freud una instancia universal o es específicamente cristiano ? ¿ Es la culpa universal o un invento cristiano, como dice Nietzsche ? Hay aquí muchas cuestiones implicadas. Por supuesto que la ley es universal y la culpa también. Pero habría que ver si lo son de la manera que se han forjado en nuestra sociedad europea de raíces cristianas. También hay que valorar el peso de la vergüenza en relación con la culpa en muchas otras sociedad. La dirección de la conciencia y el examen de conciencia existieron en la ética grecorromana. Pero marcan una subjetividad, una determinada relación con uno mismo.
Con este artículo Foucault abre un horizonte nuevo en sus investigaciones, que se concretaran en los seminarios de los últimos años. Pero también en las de otros pensadores excepcionales, como Nikolas Rose. Se trata de estudiar como funciona el gobierno de las conductas en la actualidad. Uno de los frentes es el de la psicologización de la sociedad. Eva Illouz es una interesante psicóloga que ha estudiado la hegemonía del discurso terapéutico, por ejemplo. Habría que considerar también, de una manera cual es aquí el papel del psicoanálisis y sus diferentes escuelas en este contexto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario