viernes, 12 de agosto de 2016

IAN HACKING : AZAR, NORMALIDAD Y PROBABILIDAD





   Escrito por Luis Roca Jusmet

Ian Hacking, nacido en 1936, es un filósofo canadiense muy interesante y poco conocido en nuestro país. En castellano se han traducido cuatro libros, uno d elos cuales es el que me ocupa : La domesticación del azar. La erosión del dterminismo y el nacimiento de las ciencias del caos.
Antes de entrar en el libro quiero decir algunas cosas de Hacking. En primer lugar que le sitúa muchas veces dentro del reslismo crítico. Entre el realismo duro ( hoy positivismo) y el idealismo ( hoy ficcionalismo postmoderno) Hacking busca una tercera vía, la del instrumentalismo. La ciencia es válida pero hay que entenderla como una construcción y una práctica social. Hacking describe los diferentes estilos científicos aceptados para manifestar su heterogeneidad : el razonamiento matemático deductivo, que nace de la geometría griega y la álgebra árabe; el razonamiento hipotético-deductivo, que aparece con galileo; el razonamiento inductivo que tiene como base el laboratorio, formulado por Francis Bacon; el razonamiento taxonómico de las clasificaciones, que surgirá con Galieleo; el histórico-genético que se planteará a partir de Darwin.
Hacking es uno de los pensadores anglosajones fuertemente influenciados por Foucault, del que dice que utiliza sus conceptos pero no su vocabulario. Está igualmente muy influenciado por Wittgenstein : de ékl aprendió que no hay que repetir las palabras de los grandes pensadores, sino aprender de ellos y utilizarlos. También lo dijo Foucault : ser una acaja de herramientas.
En el libro que me ocupa hay varias cuestiones que me parece que vale la pena recalcar.
La primera es que la noción de probabilidad tal como hoy la entendemos es muy moderna : aparece en el siglo XVII y tiene su auge en el XIX. Se le va entendiendo, cada vez más como una manera de controlar el azar. En el siglo XIX precisamente Charles S. Pierce es el que se pregunta porque ehemos de entender el Universo de manera determinista, es decir, sujeto a unas leyes inmutables. Es un modelo determinista de tipo mecanicista. El azar era una mera apariencia porque en realidad todo estaba dterminado según intersecciones de líneas casuales. Aparecía una cierta contestación a este planteamiento, que consideraba que las leyes mecánicas no se palicaba al mundo vivo. El mundo vivo era contingnete. En todo caso si estaba determinado no era por leyes inmutables sino por su misma interacción, que era imprevisible.